La clave para combate de sarna ovina es que “todos trabajen al mismo tiempo y en condiciones iguales”

Demostrando estar a favor del baño de los lanares, y con la utilización del diaxinón, pero también refiriéndose a las lactonas macrocíclicas que tienen muy buen efecto, el experto inglés en sarna ovina, el doctor Peter Bates dijo, en el marco de las 47ª Jornadas Uruguayas de Buiatría, que la clave para el combate es que “todos trabajen al mismo tiempo y en condiciones iguales”.

La clave para combate de sarna ovina es que “todos trabajen al mismo tiempo y en condiciones iguales”

El claro mensaje transmitido por el profesional europeo ante una importante platea de técnicos locales y extranjeros, es que “haciendo las cosas bien, los resultados son exitosos”. Señaló que en Inglaterra actualmente carecen de regulación oficial en cuanto a la legislación en contra de la sarna, y como no está legislado directamente, la gente no tiene la obligación de hacer tratamientos.

“El desorden en cuanto a sarna es porque no está regulado”, aclaró. La sarna ovina es una dermatitis alérgica provocada por alérgenos contenidos en las heces del acaro (parásito obligado). Las lesiones subclínicas tempranas pueden permanecer sin ser detectadas por semanas, meses, años inclusive y son generalmente asintomáticas. Cualquier signo observado puede ser confundido con otros ectoparásitos, particularmente el piojo masticador. Eventualmente, la enfermedad progresa a un punto donde pueden observarse signos clínicos obvios.

Estos pueden ser extremos, con una lesión extensa, prurito excesivo, áreas con vellón sucio y manchado, movimientos violentos de la cabeza, heridas de piel sangrantes, episodios epileptiformes y pérdida de condición corporal. Puede ocurrir la pérdida de lana, pero en estadios avanzados de la enfermedad. La severidad de la enfermedad y presentación de los signos clínicos también puede variar por la resistencia natural del huésped, edad y susceptibilidad del mismo.

Los ovinos también pueden estar infestados por más de un ectoparásito simultáneamente, particularmente piojos, confundiendo el cuadro clínico. Bates explicó que “el ácaro de la sarna ovina ha sido detectado en los canales auditivos del 38.6% de los ovinos, presentando lesiones de sarna extendiéndose sobre un 20.9% al 100% del cuerpo”, subrayando que “las Lactonas Macrocíclicas inyectables son efectivas en el control de ácaros psorópticos de oído”.

Fuente: El Telégrafo

¡Compartí la noticia!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 6 =